“No podemos resolver nuestros problemas con el mismo pensamiento que usamos cuando los creamos”-Albert Einstein

 

Hoy en día la innovación y el desarrollo tecnológico se enfocan mucho en la cultura y la propiedad intelectual. En medio de la cuarta revolución industrial la cultura y la creatividad se convierten en factores claves para producir y brindar nuevos servicios; y cuando “pensamos en naranja”, son puntos diferenciadores importantes a la hora de monetizar.

Estuve leyendo el articulo: “Economía naranja, Innovaciones que no sabias que eran de América Latina y el Caribe” del BID (banco interamericano de desarrollo) por eso les dejo algunos de los puntos más importantes y que debemos prestarles atención al momento de “pensar en naranja”.

El futuro de las empresas y startups

El futuro de las empresas y Startups, sin importar su tamaño, no va a estar ligado a la forma de manufacturar sus productos o de como desarrollan los servicios que brindan, sino que va a pasar a basarse en la atracción de nuevos talentos, que tengan la habilidad de diseñar otras formas, mucho más creativas, para generar valor. La creatividad y los nuevos talentos reinventan productos que luego son capaces de generar valor, innovación y brindar nuevas experiencias para los usuarios.

La empatía y la creatividad para salvar al mundo

La empatía, esta capacidad cognitiva de percibir lo que otro puede sentir es una característica notable de muchos productos de la economía naranja. Algunos emprendedores naranja han logrado capitalizar, mediante la empatía, poniéndose en el lugar de los otros para generar sus productos y servicios que resuelven las necesidades específicas de la sociedad. En esta cuarta revolución industrial, plantear soluciones inclusivas, que capitalizan la inteligencia desde la participación del usuario es una ventaja competitiva en términos de innovación social. Esto se basa principalmente en introducir al beneficiario al desarrollo del producto o servicio, dando un resultado final alineado con las necesidades del proyecto, que acelera los procesos de empoderamiento y apropiación de las innovaciones. Más importante aún, la empatía introducida a los procesos de creatividad puede lograr un impacto social, generar empleo y romper con los patrones tradicionales en la cadena de producción de diferentes sectores de la economía.

La creatividad en favor del consumo responsable

Hay que notar la importancia del vínculo emocional con el consumidor, del respeto al patrimonio cultural y del impacto social que son capaces de provocar en el mundo. Este plano emocional es donde las marcas pueden alcanzar la preferencia y lealtad de los consumidores. Es bien sabido que cuando las marcas participan en causas sociales que despiertan la sensibilidad del usuario final como es el consumo responsable, la preservación del medio ambiente y la igualdad social son valoradas, y aumentan significativamente su impacto en los mercados, siendo más atractivas y desplazando a la competencia directa de una manera sencilla. Los usuarios que las consumen quieren conocer de primera mano la historia detrás de cada individuo que forma parte del producto y el impacto que esta actividad genera en su entorno y en el mundo.

Lo análogo seguirá innovando durante la cuarta revolución industrial

Si bien es cierto que, con todos estos avances en materia digital, todo el mundo tiene en mira ese “mundo”, lo análogo sigue reinando en varios sectores de la economía y va a tomar más mercados conforme pase el tiempo. Ahora los consumidores buscan experiencias a través de bienes y servicios que estimulen los cinco sentidos, aunque en ocasiones resulte más costoso que su equivalente digital. Y a veces lo análogo puede salvar vidas antes que lo digital, para ejemplo cito esta frase e imagen del articulo del BID.

“No hay ninguna máquina en el mundo que haga el trabajo de las mujeres aimaras, quienes con sus técnicas ancestrales son capaces de confeccionar un dispositivo para tratar cardiopatías infantiles”.

 

Dr. Franz Freudenthal, cardiólogo pediatra boliviano

América Latina y el Caribe el próximo hub de la creatividad

Vivimos en una región creativa llena de talento, imaginación y mucha inteligencia cultural. Debemos hacer que nuestras industrias creativas y culturales compitan en los mercados globales, generar empleos, resaltar el patrimonio y la identidad cultural. La economía de este sector es un motor de desarrollo que podemos potenciar mucho más. De los puntos más importantes se necesitan nuevas formas de medición y seguimiento para monitorear el progreso y valor del proyecto, además de hacer evaluaciones de impacto que permitan consolidar los conocimientos acerca de los fracasos y los éxitos y desarrollar políticas públicas que fortalezcan al ecosistema de innovación y la creatividad.

Debemos poner nuestro foco aquí en casa, donde la creatividad se ha convertido en una de las habilidades más relevantes que tiene la región para acelerar el crecimiento, la innovación, el empleo y ser el punto de atracción de talentos, nuevos inversionistas y empresarios.

Comments

comments