SCRUM es una (de muchas) metodología ágil de gestión de proyectos utilizada principalmente en el desarrollo de software. Se caracteriza por permitir un flujo iterativo e incremental de trabajo, que permite la entrega rápida y por etapas de pequeñas soluciones funcionales que se acercan en cada iteración al producto deseado.

 

Sobre los conceptos y algo experiencia explico un poco las ventajas de los cuatro postulados del “Manifiesto ágil” usando algunos ejemplos basándome específicamente en SCRUM:

 

Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

 

Una de las maneras más sencillas de fallar en en el desarrollo web es intentando parametrizar, complejizar y estandarizar todo el proceso al punto de olvidarnos del detalle más importante de todos: Son personas las que usan nuestras aplicaciones. Aún cuando implementemos funcionalidades sobre diseños que parecen ser muy vanguardistas y/o eficientes, la aprobación final, debe ser SIEMPRE la del usuario final por el simple hecho de que será este quien realice la interacción contínua con nuestra interfaz.

 

Software funcional sobre documentación compleja

 

Sí, es necesario contar con una documentación suficiente para la correcta mantenibilidad y escalabilidad de nuestro código, sin embargo, cuando hablamos de desarrollos ágiles, nuestro cliente, más que un libro de 40 hojas que le explique su aplicación, espera un desarrollo rápido, eficiente y flexible que le permita salir lo antes posible al mercado, a la vez que permite adelantarse a los posibles cambios que obliguen a realizar modificaciones de interacción o incluso lógica en el desarrollo.

 

cuatro-postulados-cuatro-razones-para-desarrollar-agil

Cortesía de: www.devbridge.com

 

Colaboración del cliente sobre negociación contractual

 

Esto puede ser MUY malo para ambas partes si no queda bién definido el alcance general, ahora bien, establecer de antemano los paradigmas, lineamientos y estructuras del proyecto, limita la flexibilidad del desarrollo al punto en el que, dependiendio de la duración del contrato, existe la posiblidad de que se le entregue al cliente una aplicación desactualizada según la industria, poco funcional según las necesidades post-adquiridas del cliente o incluso según nuevas necesidades del usuario final, por lo que incluir al cliente en el proceso de planificación de entregas, diseño de la “definición de hecho” (DoD Definition of done) y criterios de aceptación de su producto, puede ser de las prácticas más saludables que tiene SCRUM, ya que, de cierto modo asegura la satisfacción del cliente en cuanto al producto que se le está desarrollando entrega por entrega.

 

Responder al cambio sobre seguir un plan

 

Aun cuando realizamos la priorización previa del backlog del producto y planificamos sprints de desarrollo que, de cierto modo, establecen un claro lineamiento y ruta de trabajo a seguir, SCRUM nos permite, y de hecho nos obliga, a reevaluar nuestro desarrollo, eficiencia, desempeño e incluso ánimo, al tiempo que ejecutamos cada tarea programada, por lo que responder ante el cambio, solucionar contingencias e incluso adaptarse a nuevos escenarios responde más a un tema de necesidad que de seguimiento de la metodología de forma dogmática.

 

En tecnología y el mundo en general, somos víctimas constantes del devenir, por lo tanto, buscar formas y métodos que nos ayuden a cuantificar el riesgo, flexibilizar rutinas y adaptarnos a la mayor cantidad de terrenos posibles, persiguiendo siempre la satisfacción de nuestro cliente y el usuario final, es de las tareas más importantes que tenemos como desarrolladores de servicios.

Comments

comments